web hit counter www.elmayorportaldegerencia.com - www.elmayorportaldegerencia.com
Welcome to www.elmayorportaldegerencia.com   Click to listen highlighted text! Welcome to www.elmayorportaldegerencia.com Powered By GSpeech


  • AFÁN DE LOGRO

    • Plan de acción concreto para lograr un objetivo
    • Conjunto de acciones tendientes a alcanzar una meta
    • Enfoque fijo en la obtención de resultados
    • Conceptualización del como se va a lograr un objetivo a partir de la nada
    • Capacidad de coordinación y ejecución para obtener resultados
  • NEGATIVISMO

    • Racionalización del porqué no se han obtenido los resultados acordados
    • Racionalización del porqué no se puede hacer nada
    • Racionalización de las innumerables veces que se ha dicho lo que hay que hacer para solventar un problema, y que nadie ha hecho nada.
    • Racionalización para lograr que un problema se diluya, se lo minimice y desaparezca.
    • Justificativo de la incapacidad de obtener resultados.

AFAN DE LOGRO.

Desde otra perspectiva, el afán de logro es un anhelo vehemente de lograr lo que se quiere. Quien tiene esta cualidad no se queda en los anhelos, sino que pasa del pensamiento a la acción con rapidez.

El Diccionario de la Lengua Española, define la palabra afán como: “Solicitud, empeño, pretensión, deseo, anhelo vehemente. Prisa, diligencia, premura”. Así de afanados por lograr sus deseos, están quienes poseen este don. Se dice que este afán se trae de nacimiento. Que viene con el ADN.

De nacimiento o no, está claro que es un motor para hacer que las ideas se conviertan en realidad: característica común en los exitosos, de aquellos que no se quedan en el terreno de las ideas y los sueños, sino que son realizadores inflexibles. Según Mc Clelland, un distinguido psicólogo norteamericano, la necesidad de logro es uno de los ímpetus más poderosos de la conducta humana. No obstante, para quien tiene esta cualidad, una vez alcanzada la meta o deseo, ello ya no le motiva. Entonces, su naturaleza le hará buscar nuevos retos cada vez más elevados y desafiantes.

¿Es el afán de logro una virtud?

Sí, pero tiene efectos secundarios negativos que hay que evitar. Si la necesidad de logro es muy alta, la persona tiende a aferrarse a la ejecución de las acciones; lo cual la lleva a desatender las señales de alerta o peligros que pudiese haber en una situación. O a desarrollar una aguda presión sobre sus colaboradores, que terminará por abrumarlos y desmotivarlos. O a dar la apariencia de que en la gestión del logro, está dispuesta a sacrificar lealtades, amistades o consideraciones.

En el corto plazo, a fuerza de coraje y determinación, un líder orientado fuertemente al logro podría ser muy exitoso, pero existe un lado oscuro: al orientarse implacablemente en las tareas y metas un ejecutivo puede, a la larga, perjudicar el desempeño. Las personas excesivamente orientadas al logro tienden a dar órdenes e imponer, más que a enseñar y colaborar, sofocando así a sus subordinados. Acostumbran tomar atajos y olvidan comunicar la información clave; pueden hacer caso omiso de las inquietudes de los demás, por lo que el desempeño de sus equipos comenzará a debilitarse.

Una fuerza demasiado intensa en el logro puede destruir la confianza y quebrantar la moral, reduciendo la productividad y deteriorando la confianza en el trabajo ejecutivo.

Como ejemplo real tenemos a Javier; un colega director de área con el que coincidí en una empresa. Para muchos fue una muestra típica del excesivo afán de logro, que se orienta a los resultados sin importar cómo se alcancen. Javier ponía a sus ejecutivos a competir entre sí, lo que hacía que el espíritu de equipo menguara, se dividieran y entraran en conflictos interpersonales.

O el caso de Francisco, director de una importante fábrica. Un tipo muy seguro de sí mismo y orientado a los resultados. Estaba tan obstinado en su afán de logro que pasaba por encima del resto del equipo ejecutivo. Era despectivo, distante y exigente, y nunca atendía los consejos y sugerencias que le hacían. En menos de tres años, con la empresa sumida en el caos y amenazas de renuncia de varios gerentes de su equipo, fue despedido.

Hay que controlar el excesivo afán de logro, siendo menos coercitivo y más colaborador. Influir en lugar de dar órdenes. Enfocarse más en las personas y menos en las cifras y resultados. Esto es fácil de decir, pero difícil de hacer. Ejecutivos experimentados y exitosos, que deberían tenerlo claro, caen una y otra vez en el afán excesivo de logro.

“No presiones en exceso al resultado, pues se puede malograr. Todo tiene un tiempo de maduración y espera”

NEGATIVISMO.

Espíritu de contradicción.

Hábito de reaccionar contra la opinión ajena, el orden establecido, el mandato de la autoridad, la moda, el consejo, la recomendación o lo sugerido. Tal actitud encuentra su origen psicológico en una antipatía, en un deseo reprimido de notoriedad, como reacción ante el fracaso social, ansia de originalidad o espíritu de rebeldía, más o menos antisocial y peligroso. Convertido en sistemático, permite en ocasiones dominarlo por sorpresa, al fingir que se adopta lo contrario del propósito auténtico, en seguida reivindicado por el "negativista".

En sus formas colectivas, el negativismo revela un estado de rebeldía política o social, contra la autoridad en sí o frente a ciertos principios o normas. El anarquismo terrorista, el nihilismo y otras mucha» agrupaciones, casi siempre clandestinas, persiguen la destrucción del orden instituido en todos sus aspectos materiales y morales, y hasta se oponen a las "mejoras" por cuanto atenúan el sentimiento de protesta de la masa.

Si en lo político el negativismo -lo encarna, como se ha dicho, el anarquismo, que desconoce la ley, la autoridad y el Estado, el afrente es muy amplio- en otros sectores. Lo es el- ateísmo en lo religioso; el amor libre ante la moral sexual; la dictadura ante la libertad; la intransigencia capitalista con respecto al progreso de las clases trabajadoras; el fanatismo que se opone a la libertad de conciencia; el sectarismo que condena toda profesión religiosa. En general, cada uno de los "ismos" (doctrinas, creencias, partidos o adhesiones personales), entraña una profunda negación de todos los demás, y una soberbia afirmación de la propia sabiduría y conveniencia.


El retorno de la inversión en entrenamiento ejecutivo de equipos gerenciales es exponencial y en minutos. Norman Vincent Peale.
Te gustó? Compártelo !
Pin It

Don't have an account yet? Register Now!

Sign in to your account

Click to listen highlighted text! Powered By GSpeech